¿Qué son las “sales de baño” y K2?

Las drogas conocidas como “K2” y “sales de baño” son sustancias sintéticas, lo que significa que son productos fabricados por el hombre, diseñados para imitar las cualidades de otras drogas para alterar la mente. Estas y otras drogas sintéticas se consideran “nuevas sustancias psicoactivas” (NPS, por sus siglas en inglés) porque no están reguladas y con frecuencia vuelven a entrar al mercado con ligeros cambios en sus fórmulas químicas, para poder esquivar las leyes. Aunque el envase de las drogas declare que los productos no son aptos para consumo humano, su diseño, etiquetado y marketing claramente aluden a los productos que se fuman e inhalan como una droga.

Una razón por la que las drogas sintéticas son extremadamente peligrosas es que los compradores no saben qué sustancias químicas están ingiriendo. Los productos individuales pueden contener una amplia gama de diferentes formulaciones químicas y potencias, algunas de las cuales pueden ser de entre dos y 500 veces más fuertes que el THC o tetrahidrocannabinol (una sustancia química psicoactiva que se encuentra en la marihuana).

También es importante notar que no existe una formulación estándar para estas drogas. La composición de las sustancias químicas que se venden en un paquete podría ser completamente diferente a la de las que se venden en otro paquete idéntico.

Es especialmente problemático que los efectos a largo plazo de esas drogas se desconozcan, porque estas solo se han usado ampliamente en la última década. No sabemos lo que el futuro nos depara o exactamente cómo se verán afectadas las personas a largo plazo.

Con base en su composición química, normalmente estas drogas se dividen en dos categorías:

Cannabinoides sintéticos

Popularmente conocidos como K2 o Spice, los cannabinoides son versiones químicamente formuladas de marihuana sintética que consiste en THC fabricado en un laboratorio.

El K2 o “Spice” es una mezcla de hierbas y especias que normalmente se rocía con un compuesto sintético químicamente similar al THC, los ingredientes psicoactivos de la marihuana. Las formas más comunes de consumir los cannabinoides sintéticos es fumar el material vegetal seco o hervir el producto como si fuera un té. Cuando está disponible en forma líquida, los consumidores también pueden inhalar el producto a través de un cigarrillo electrónico (dispositivo para “vapear”). Por lo general, estos productos son adquiridos en tiendas de artículos relacionados con la marihuana, tiendas de tabaco, varios negocios minoristas y en internet, y comercializados como “incienso” o “hierba falsa”. Debido a que la composición química de varios productos cannabinoides sintéticos es desconocida y puede cambiar de lote en lote, es posible que estos productos contengan sustancias que causen efectos drásticamente diferentes a los que el consumidor podría esperar. Las compras por internet pueden ser especialmente peligrosas, porque normalmente no se sabe de dónde provienen los productos o qué cantidad de sustancias químicas hay presentes en el material orgánico.

Efectos del consumo y qué debe detectarse

Las señales físicas del consumo son muy problemáticas. Puede notar una mayor agitación, sudoración profusa, palidez o vómitos. Pero lo que debería de preocupar más es la pérdida del control físico: un tipo de desconexión entre el cerebro y el cuerpo. Aquí es donde podría observar convulsiones, una falta de respuesta ante el dolor o movimientos corporales espásticos/sin control.

Viendo los efectos de otra forma, los padres deben saber que el efecto de esta droga es bastante rápido y, dependiendo de un número de factores, la duración del efecto eufórico puede durar entre uno y ocho minutos.

La paranoia que se asocia con K2/Spice se acerca más a la reacción psicológica que produce la fenciclidina (PCP, por sus siglas en inglés) o polvo de ángel que a la paranoia asociada con la marihuana.

Uno de los factores más alarmantes es que los usuarios pueden experimentar disforia. La mejor manera para explicar la disforia es que es lo opuesto a la euforia.

De acuerdo con la American Association of Poison Control Centers (Asociación estadounidense de centros de toxicología), se han reducido en todo el país las llamadas para notificar la exposición a cannabinoides sintéticos; hubo 1,992 llamadas en 2018 (mucho menor que el pico de 6,971 llamadas en 2011).

Una de las señales que deben detectar los padres es un fuerte olor a clavo. El K2/Spice normalmente se fuma, por lo que los padres pueden encontrar un molino de café en algún lugar de la casa, el cual se utiliza con frecuencia para convertir el producto en un polvo fino que sea más fácil de fumar, y otros objetos relacionados con las drogas como pipas o filtros o papeles para envolver cigarrillos.

Con frecuencia se etiquetan como incienso, popurrí o una mezcla herbal para fumar. Se vende con una variedad de nombres de marca, los cuales incluyen K2, Spice, Genie, Yucatan Fire, King Krypto, Mr. Nice Guy, K-3, Red Magic, Blueberry Medication, Super Skunk, Black Mamba, Bliss, Bombay Blue, y Zohai.

Catinonas sintéticas

Las catinonas sintéticas normalmente se venden en forma de polvo tipo cristalino, con un color blanco o marrón. Con frecuencia vienen en pequeños paquetes de plástico o papel aluminio etiquetados como “no apto para consumo humano” y comercializados como “sales de baño”, “alimento para plantas”, “limpiador de joyas” o “limpiador para pantalla de teléfono”.

Los productos de catinona sintética comercializados como “sales de baño” no deben confundirse con productos como las sales de Epsom que se usan durante el baño. Estos productos para el baño no poseen propiedades que alteran la mente.

La única razón por la que tienen el mismo nombre es porque con frecuencia su apariencia es similar, como un polvo fino.

Entonces, ¿qué son las “sales de baño”? Son una droga estimulante química (a diferencia de orgánica), sintetizada por el hombre, diseñada para imitar los efectos de la catinona, la cual proviene de la planta khat (Catha edulis). Puede ingerirse por la vía oral o aspirarse por la nariz. Por lo general, los estimulantes son una clase de drogas que elevan el estado de ánimo, incrementan la sensación de bienestar y aumentan la energía y el estado de alerta. Las anfetaminas, o speed, son un ejemplo de drogas estimulantes.

Las “sales de baño” se venden con nombres como Ivory Wave, Blow, Red Dove, Vanilla Sky, Aura, Zeus 2, Zoom, Bliss, Blue Silk, White Lightning, Ocean, Charge, Cosmic Blast, Scarface, Hurricane Charlie, Cloud 9, Energy 1, White Dove, entre otros.

Los efectos de las “sales de baño” pueden ser graves.

Los efectos informados a los centros de toxicología incluyen:

  • Pensamientos suicidas
  • Agitación
  • Comportamiento combativo/violento
  • Confusión
  • Alucinaciones/psicosis
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Convulsiones
  • Hipertensión
  • Dolor de pecho
  • Menor necesidad de dormir
  • Falta de apetito
  • Muerte o lesión grave
  • Automutilación
  • Paranoia grave que a veces puede hacer que los consumidores se autolesionen o causen daño a los demás

La velocidad del efecto es de 15 minutos, mientras que la duración del efecto eufórico de estas drogas es de cuatro a seis minutos.

Los consumidores con frecuencia describen el efecto eufórico como horrible y reportan ver demonios, monstruos, extraterrestres y soldados extranjeros. Algunos presentan síntomas durante varios días y requieren atención psiquiátrica porque sus síntomas no mejoran.

En 2017, hubo 105 llamadas al centro de toxicología por exposición a la catinona sintética, una marcada disminución respecto de las más de 6,000 llamadas realizadas en 2011.