¿Qué es la Marihuana?

La marihuana son las hojas y flores secas de la  planta Cannabis sativa o Cannabis indica. Formas más fuertes de la droga incluyen cepas de alta potencia, conocidas como “sin semilla”, hachís y extractos que incluyen el aceite de hachís, shatter, wax (cera de cannabis) y budder.

Una de las más de 500 sustancias químicas presentes en la marihuana, el delta-9-tetrahidrocannabinol, conocido como THC, es el responsable de muchos de los efectos de la droga que alteran la mente (psicotrópicos). Es esta sustancia química la que distorsiona la forma en que la mente percibe al mundo. En otras palabras, el THC es lo que le produce un efecto eufórico.

El churro (cigarrillo) de marihuana está hecho con las partículas secas de la planta. La cantidad de THC en la marihuana determina qué tan fuertes serán sus efectos.

La potencia de la marihuana actual es hasta 10 veces mayor que la de la marihuana que se consumía a principios de la década de 1970. Una potencia más alta significa que tiene mayores efectos físicos y mentales y la posibilidad de causar problemas de salud al consumidor.

La marihuana es la droga ilegal más comúnmente usada en los Estados Unidos, tanto por adolescentes como por adultos. Recientes discusiones públicas acerca de la marihuana medicinal y el debate público acerca del estatus legal de la droga están causando una menor percepción de daño entre los jóvenes. Además, algunos adolescentes creen que la marihuana no puede ser dañina porque es “natural”, pero no todas las sustancias de plantas totalmente naturales son buenas para el ser humano: el tabaco, la cocaína y la heroína también provienen de plantas.

La marihuana es una droga conveniente: por una poca cantidad de dinero, una persona puede comprar suficiente para compartirla con varias personas y, se puede llevar fácilmente en el bolsillo o en una bolsa. La marihuana se puede comprar en casi cualquier vecindario, en cualquier ciudad o estado del país. Se puede ocultar fácilmente, tanto para transportarla como para consumirla.

Junto con su legalización en algunos estados, la marihuana se ha vuelto ampliamente popular entre los adolescentes o adultos jóvenes que tienen a muchas figuras de autoridad presentes en sus vidas. A diferencia del alcohol, con el que las señales de consumo con frecuencia son evidentes y abrumadoras, un consumidor de marihuana a menudo puede ocultar su uso en caso de que estén sujetos a escrutinio, muchas veces con remedios tan sencillos como ducharse rápidamente o aplicarse unas gotas de Visine.

Una encuesta de Monitoring the Future realizada entre estudiantes de escuela secundaria en los EE. UU. indica que a la marihuana la han probado 1 de cada 7 alumnos de 8° grado y ha sido consumida durante el mes anterior por alrededor de 1 de cada 19. Algunos la consumieron a diario o casi todos los días. Las estadísticas muestran que el consumo de la marihuana se incrementa normalmente entre los alumnos de 10° y 12° grado. Tal vez cobra mayor importancia el incremento en el consumo diario o casi diario de la marihuana, definido como un consumo en 20 o más ocasiones en los últimos 30 días.  Para conocer más estadísticas sobre el consumo de drogas en adolescentes, consulte el estudio Monitoring the Future del NIDA y el National Institute on Drug Abuse for Teens(Instituto Nacional de Abuso de Drogas para Adolescentes).

Las conductas de riesgo asociadas con el consumo de la marihuana pueden tener efectos dañinos a largo plazo en la salud de un adolescente, además de ser adictiva.  Aproximadamente 10 % de quienes consumen marihuana puede desarrollar trastorno por consumo de marihuana: problemas de salud, escolares, con sus amistades, familia u otros conflictos en su vida. Un trastorno grave por consumo de sustancias recibe el nombre de adicción. Los afectados no puede dejar de consumir la marihuana incluso si esta entorpece su vida cotidiana. Quienes empiezan a consumir marihuana antes de los 18 años de edad tienen una probabilidad 4 a 7 veces mayor que los adultos, de desarrollar un trastorno por consumo de marihuana.

Datos breves

  • Treinta y ocho porciento (38 %) de los estudiantes de preparatoria informan haber consumido marihuana en su vida.
  • Las investigaciones muestran que el consumo de la marihuana puede tener efectos permanentes en el desarrollo del cerebro cuando su consumo empieza en la adolescencia, especialmente con un consumo regular o intensivo.
  • Un consumo frecuente o a largo plazo de la marihuana está vinculado con el abandono de los estudios y menores logros académicos.

Riesgos asociados con el consumo de la marihuana

  • Rendimiento escolar reducido. Los estudiantes que fuman marihuana tienden a obtener menores calificaciones y es más probable que abandonen sus estudios de preparatoria que sus compañeros que no la consumen. Los efectos que la marihuana tiene en la atención, la memoria y el aprendizaje pueden durar días o semanas.
  • Menor satisfacción con la vida. Las investigaciones sugieren que las personas que consumen marihuana con regularidad durante tiempo prolongado están menos satisfechas con sus vidas y tienen más problemas con sus amigos y familiares, comparadas con las personas que no consumen marihuana.
  • Deterioro de la capacidad de conducir. La marihuana afecta muchas habilidades necesarias para conducir en forma segura: la atención, la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción, por lo que no es seguro conducir bajo la influencia de la marihuana ni viajar con alguien que la esté consumiendo. La marihuana hace difícil medir las distancias y reaccionar ante las señales y los sonidos del camino. Los alumnos de último año de preparatoria que fuman marihuana tiene 2 veces más probabilidad de recibir una multa de tránsito y es 65 % más probable que se vean implicados en un accidente que los otros adolescentes. En 2017, 10.3 % de los alumnos de 12° grado informaron haber conducido después de consumir marihuana en las últimas dos semanas. Y al combinar la marihuana con la bebida, incluso una pequeña cantidad de alcohol incrementa muchísimo el peligro, más que la droga por sí misma. Conozca más sobre lo que sucede cuando se mezcla la marihuana con la conducción de un vehículo.
  • Consumo de otras drogas. La mayoría de los jóvenes que normalmente consumen marihuana no continúan con el consumo de otras drogas. No obstante, quienes la consumen tienen una mayor probabilidad de consumir otras drogas ilegales. No está claro por qué algunas personas prueban y continúan con el consumo de otras drogas, pero los investigadores tienen unas cuantas teorías. El cerebro humano sigue desarrollándose hasta principios de su tercera década de vida. La exposición a sustancias adictivas, que incluyen la marihuana, puede ocasionar cambios en el desarrollo del cerebro que hacen que otras drogas resulten más atractivas. Además, es más probable que quien consume marihuana esté en contacto con otros consumidores y vendedores de otras drogas, lo que aumenta el riesgo de que los animen o tienten a probarlas.
  • Nauseas y vómitos severos. Los estudios han mostrado que en casos raros, el consumo de la marihuana en forma regular y a largo plazo puede hacer que algunas personas tengan ciclos de nauseas, vómitos y deshidratación severos, necesitando a veces acudir a una sala de urgencias.

Para obtener más información sobre los efectos de la marihuana, consulte el Informe de Investigación sobre la Marihuana del NIDA.

Señales conductuales del consumo

  • Falta de motivación o de ambición en actividades que alguna vez emocionaron al consumidor.
  • En muchos casos, la participación en deportes, grupos sociales o en otras actividades disminuye o cesa totalmente.
  • El rendimiento escolar o laboral empieza a disminuir, aunado a un sentimiento de apatía por este declive.
  • Aislamiento del sistema familiar.  Este es el caso más frecuente con los adolescentes y los adultos jóvenes, pero también puede ser una señal de alarma para los adultos.
  • Cambio drástico en el grupo de pares.  Con frecuencia, una persona adicta abandona los grupos de sus iguales por personas que comparten deseos y conductas similares, es decir, que consumen drogas.
  • La higiene personal puede empezar a verse afectada conforme le preocupe menos su apariencia pública.
  • Estado de ánimo depresivo. Las personas adictas a la marihuana manifiestan varias de las mismas características de quienes sufren de depresión. Una persona adicta tiene poca afectividad y un estado de ánimo indiferente: luce con flojera y su funcionamiento cotidiano empieza a deteriorarse en cada nivel principal de su vida.
  • Tiene una conducta repelente, evasiva.

Señales físicas del consumo:

  • Ojos inyectados o rojos
  • Habla o reacciones ralentizadas
  • Evitar el contacto visual o mirada no sostenida
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Aumento de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Sequedad en la boca
  • Aumento de apetito o “ataque de hambre”

Estos efectos disminuyen después de tres o cuatro horas. Sin embargo, la marihuana permanece en su sistema hasta por 24 horas después de fumarla. Los efectos prolongados significan que usted queda en un estado alterado durante varias horas después de que el efecto eufórico desaparece.

Nombres callejeros comunes

A la marihuana se le conoce con frecuencia como:

  • Weed (hierba)
  • Pot
  • Aunt Mary
  • BC Bud
  • Chronic
  • Doobie
  • Dope
  • Gangster
  • Ganja
  • Grass (pasto)
  • Hash (hachís)
  • Herb
  • Joint (churro)
  • Mary Jane
  • Mota
  • Reefer
  • Sin semilla
  • Skunk
  • Smoke
  • Yerba

Conozca más

Cómo hablar sobre la marihuana
La Guía de las Drogas – Fuente de información para los padres
Consumo de la marihuana y el desarrollo del cerebro adolescente
Datos básicos para padres
Marihuana: Mitos comunes que informan los jóvenes

Recursos del NIDA:

Datos sobre las drogas: Marihuana
Datos sobre las drogas: La preparatoria y las tendencias entre los jóvenes
Marihuana: Datos para adolescentes
Marihuana: Datos que los padres necesitan conocer
La mente importa: La respuesta del cerebro a la marihuana
Tabla de drogas de las que se abusa comúnmente

Otros recursos gubernamentales:

Elija su veneno. Placeres intoxicantes y prescripciones médicas: Marihuana [Biblioteca Nacional de Medicina]
Términos del argot y palabras clave: A Reference for Law Enforcement Personnel (Referencia para personal del orden público) (PDF, 1 MB) [Agencia Antidrogas de Estados Unidos]

Recursos para los educadores:

Monitoring the Future (Monitoreando el futuro)
Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas y la Salud [Administración de Servicios para la Salud Mental y el Abuso de Sustancias]
Datos sobre el abuso de sustancias entre adolescentes de los Estados Unidos (Datos nacionales y estatales) [Office of Adolescent Health (Oficina de Salud de los Adolescentes)]
Sistema de vigilancia del comportamiento de riesgo en adolescentes [Centros para el Control y Prevención de Enfermedades]
Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC), datos de la encuesta sobre el comportamiento de riesgo en jóvenes de preparatoria. 2016 [cita de 2016, 16 de noviembre de 2016]; disponible en: http://nccd.cdc.gov/youthonline/.
Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. ¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la marihuana en el cerebro? 2016 [cita de 2016, 16 de noviembre de 2016]; disponible en: https://www.drugabuse.gov/publications/marijuana/what-are-marijuanas-long-term-effects-brainExternal