¿Qué es molly?

“Molly” (que se pronuncia “Mali”) es la forma en polvo o cristal de MDMA, el químico utilizado en el éxtasis (“Ecstasy” en inglés). Esta droga ha sido popular en festivales musicales este año y está creciendo en popularidad entre los jóvenes. Molly es un acortamiento de la palabra molécula y se considera MDMA pura. Es diferente al éxtasis, que generalmente tiene otros ingredientes como cafeína o metanfetamina.  Los consumidores de Molly tienden a tener entre 16 y 24 años.

Molly y éxtasis (3,4-metilendioximetanfetamina o MDMA), son drogas sintéticas con propiedades similares a las de la anfetamina y alucinógenas. Están clasificadas como estimulantes.

La Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) considera la MDMA como sustancia controlada Clase I, lo que significa que tiene un gran potencial de abuso y no está aceptada para el uso en tratamiento médico. La DEA indica que la MDMA puede causar:

  • confusión
  • ansiedad
  • depresión
  • paranoia
  • problemas para dormir
  • necesidad de la droga
  • tensión muscular
  • temblores
  • apretar los dientes involuntariamente
  • calambres musculares
  • náuseas
  • desmayos
  • escalofríos
  • sudoración
  • visión borrosa

Debido a que Molly se usa a menudo (clubes y festivales de música), a menudo hay informes de deshidratación. Esta deshidratación proviene tanto del medicamento como de las condiciones de calor, a menudo abarrotadas, presentes en festivales, etc. Las altas dosis de Molly pueden interferir con la capacidad de regular la temperatura corporal, lo que resulta en un fuerte aumento de la temperatura corporal (hipertermia). Esto puede conducir a insuficiencia hepática, renal y cardiovascular en casos graves. Las altas dosis de Molly aumentan el riesgo de convulsiones y comprometen la capacidad del corazón para mantener sus ritmos normales.